7 nov. 2013

Las violaciones de derechos nunca vienen solas


Un número no determinado de personas recibe un trato cruel, inhumano y degradante por el único motivo de que su orientación sexual y/o su identidad de género no coincide con la que presuntamente ostenta la mayoría de la población. La predominancia de una orientación sexual -la heterosexual- no es ninguna excusa para insultar, hostigar, perseguir, desplazar y criminalizar a los gais, a las lesbianas o a los bisexuales. Tampoco la ignorancia o la incomprensión generalizada en los temas de diversidad afectivo sexual puede justificar ningún tipo de humillación, rechazo o exclusión social a las personas transexuales que son la cara más visible de la pluralidad de expresiones que existen en cuanto a la identidad de género. Los derechos humanos de las personas no admiten ningún tipo de discriminación, tampoco por motivos de orientación sexual e identidad de género. La no discriminación es un principio básico de derechos humanos consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados básicos de derechos humanos.

6.11.2013, El País>>VER NOTICIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario